viernes, 26 de febrero de 2016

Dermatitis Atópica y la crema que mejor me va!



La mayoría  de la gente conoce la dermatitis atópica como esa afección de la piel que les ocurre a los niños y que se resuelve espontáneamente  al comienzo de la vida adulta, pero como yo soy más rara que un perro verde en mi caso ha sido al contario.

Para quien no sepa de que se trata, explicar que la piel atópica carece de la hidratación natural, como los aminoácidos, y la formación de lípidos de barrera es imperfecta. Todos estos factores conllevan que la barrera cutánea sea débil y que las capas inferiores sean propensas a sufrir infecciones por rascado con las uñas.


Los propios síntomas de la dermatitis atópica también son factores desencadenantes. Como la piel está seca y pica, uno se rasca. Al rascarse, se altera la función de barrera de la piel. Con ello las capas subyacentes quedan expuestas y resultan vulnerables a las infecciones por agentes del medio. Las bacterias provocan irritación por lo que continúa el picor.

Ya que la piel es el órgano más grande del cuerpo humano (en un adulto promedio posee una superficie aproximada de 2 metros cuadrados y pesa alrededor de 5kg) bien haremos en cuidarla, por eso a continuación os relato mi situación.


Todo empezó a la tierna edad de 24 añitos… ¬¬ cuando empecé a tener una “roncha” en la mano, tras acudir al dermatólogo, biopsiarla y analizarla determinaron que no era tiña ni psoriasis, aunque el tratamiento antifúngico me lo lleve igual. Así que cuando esa roncha se fue extendiendo a otras zonas, como codos, rodillas… se volvió a biopsiar pues parecía dermatitis herpetiforme, y también me lleve de regalo un análisis sanguíneo pues esta afección suele suceder en gente celíaca...solo me faltaba eso… Pero al ver que tampoco era la dichosa herpetiforme (ni celiaquía, menos mal) se clasificó como dermatitis atópica en el adulto. Y aquí estoy yo con mis picores en la piel. Lo que mas me afecta es en la manos, pues en mi trabajo me las lavo muchísimo, actualmente de vez en cuando tengo algun brote en las piernas pero ahora esta mucho mas controlado que tiempo atrás.


Desde el diagnóstico “definitivo” empecé a probar productos específicos para aliviar la quemazón. Compré el gel de ducha y la crema corporal de la marca Aderma, el de pieles Atópicas de la marca Deliplus (había leído buenas opiniones), cremas de manos de Neutrogena concentrada, Nivea, Marcanothifixis… pero ninguna me daba la sensación de hidratación y reparación que yo necesitaba. 


Está claro que a cada persona le va bien una crema en concreto y aunque tu tengas la misma afección que otra persona tu piel no es igual, por lo que puede no responde igual a esa crema que a tu conocida le va tan bien. 


Así que ahí andaba yo probando cremas hasta que por fin (recomendada por una farmacéutica) he probado lipikar Baume AP+ de 400ml. La verdad es que es una crema muy emoliente pero es que para la gente con piel atópica una crema líquida, que se absorbe enseguida nos hace cosquillas. En su composición se destaca la Niacinamida que tiene efecto calmante y la Manteca de Karité que restaura la barrera lipídica.

 

He utilizado ésta crema y noto mi piel mucho mas hidratada y no me pica nada, ahora solo la necesito en las piernas y por la noche en las manos. Y para ser de la marca La Roche Posay encuentro que el precio está muy ajustado, comparada con otras cremas. Yo la compré en Primor por 14,95€, en su tienda online es algo más barata.

Para las manos me recomendaron Topialyse, una crema barrera anti-irritación que protege y repara. Es muy fluida y se absorbe enseguida, si que protege pero no noto una hidratación profunda como con la Lipikar Baume AP+.  


Todo hay que decirlo y es que yo tengo prácticamente siempre las manos fatal y necesito usar corticoides casi cada día. La dermatóloga me recetó Protopic, una crema con un agente inmunomodulador, para aplicar entre brotes. Protopic sirve para prevenir que vuelvan a aparecer los brotes o prologar el tiempo libre de brotes, pero es que casi no tengo periodos de descanso y cuando me pongo Protopic  no noto mejoría ni espaciamiento entre los brotes, así que al día siguiente tengo que echar mano de los cortis. 



Como ya he acabado Topialyse, voy a probar Lipikar Xerand, la Crema de manos reparadora de La Roche Posay, ya que parece que esa marca me va bien. Así que ya os contaré.



Si alguien quiere compartir sus cuidados cremosos los comentarios están abiertos para todos! 

Gracias por pasaros!




miércoles, 17 de febrero de 2016

De morena a rubia en 7 horas



Alguna de las imágenes pueden herir la sensibilidad de los lectores, dicho queda...jejeje

Hace poco di un gran paso, decidí decolorarme el cabello para convertirme en rubia platino. 

Posiblemente haya gente a la que no le guste el cambio y a otra sí. Para gustos, colores. Yo personalmente prefiero oír un: me gustaba más antes, que un falso: que bien te queda. (Soy Sagitario)

Pero igualmente ahora me siento cómoda con el rubio, quizás “mañana” me canse y me deje el pelo de mi color…solo sé que me gusta cambiar. Llevaba un tiempo dándole vueltas a la idea y no quería quedarme con las ganas y si no me gustaba siempre me podía cubrir el rubio con un color más oscuro y a esperar que creciera el pelo, así que, porque no?

Mi pelo es castaño oscuro y en ese momento llevaba mechas californianas de medios a puntas, así que tuve que decolorármelo de una manera en concreto para que la decoloración fuera lo más uniforme posible. 

A continuación os cuento todo el proceso, por si alguien está pensando en hacerse algo parecido o siente curiosidad.

Lo primero de todo fue buscar una peluquería donde hacer ese gran cambio, principalmente quería una peluquería que trabajara con buenos productos, me asesoraran bien y que no me fuese a dar un infarto en el momento de pagar, pero claro está que un tratamiento así barato no es… Conté con la ayuda de Andrea Vázquez y su gran experiencia, pues me aconsejo varias peluquerías que cumplían estos requisitos.

Finalmente me decidí por ponerme en manos de las chicas de la peluquería de Carol Bruguera, en la c/Calabria, de BCN.  Evidentemente me explicaron las consecuencias de decolorarme toda la melena, pero el tono que yo quería conseguir no lo podía obtener con un tinte convencional.

Con la decisión tomada inicié mi cambio de look sobre las 8:30h de la mañana de un sábado. Con un café en el cuerpo y el pelo sin lavar (ya que los tintes y decoloraciones pican en el cuero cabelludo y si llevas unos días sin lavarlo menos suelen picar) iniciaron la decoloración.


Empezaron dejando la raíz sin tocar (unos 2 cm) y aplicando decoloración (no se los volúmenes, pero imagino que a 40 o así) en la zona central de la melena, sin llegar a las puntas, pues las tenia aclaradas por las californianas. 


Después de un rato (no me acuerdo cuanto) me acabaron de aplicar el decolorante en todas las puntas. Colocaron papel de plata para concentrar el calor y que aclarara algo mas rápido. En ningún momento me pusieron bajo fuente de calor, imagino que puede quemar más el pelo y con la decoloración tan fuerte que me estaba haciendo ese era un riesgo que había que evitar.



 





















 
Tras el tiempo necesario y controlando el color periódicamente, procedieron a lavar y secar la cabeza. Evidentemente el color resultante fue “rubio pollo”, por lo que volvieron a aplicar otra decoloración respetando de nuevo la raíz, pero esta vez hasta las puntas. Tras el tiempo necesario y sin quitar la decoloración del pelo, me decoloraron por fin la raíz. 



Tras un rato más con toda la cabeza cubierta de decolorante me lavaron el pelo y me aplicaron un líquido matificante para quitar el tono amarillo del rubio, tras unos 20 minutos aprox. me lavaron y pusieron mascarilla hidratante, ya que a esas alturas mi pelo necesitaba toda hidratación posible.

leve irritación en la piel x la decoloración
matificando

Ya que tengo dermatitis atópica desde la tierna edad de 20 años aprox, antes de aplicar la deco en las raíces me pusieron un sérum protector en el cuero cabelludo. Y tras el último lavado me aplicaron otro serúm hidratante en el contorno de la piel que había estado expuesta a la decoloración.

Para acabar un buen corte y sérum para definir el peinado. Ya solo faltaba pasar por caja :’(

En total 7 horas de peluquería, abrí con ellas y casi cerré con ellas también. Solo me queda destacar el trato amable y accesible de todas ellas.  Un gusto ponerse en sus manos. 


En la misma peluquería compré un champú matificante (es morado y mata los amarillos) y una mascarilla hidratante de Redken.

 
















El color no ha quedado totalmente uniforme, se aprecian levemente como unas aguas mas blancas y otras algo amarillas, imagino que porque mi pelo estaba de diferentes tonos y también porque el matificante puede haber incidido mas en unos mechones que en otros. Con el primer lavado parece que la diferencia de tonos no es tan evidente como el primer día y según vaya usando el champú matificante imagino que se unificará todo el color. Sino cuando vaya a retocar la raíz lo comentaré para ver cómo solucionarlo.




Para cuidar mi cabello he adquirido tres productos en la web babling.es, que estoy ansiosa por recibir. Son champú Kérastase Bain Satin 2 de 250ml por 12.90 €, el sérum Kerastase Elixir Ultime Té Imperial de 125ml por 24.40 € y una especie de suavizante/desenredante Kérastase Fluido Chroma Riche de 125ml por 15.25€. En cuanto les de un poco de uso compartiré mi opinión con vosotr@s!



 


GRACIAS x leerme!!!!